martes, 3 de julio de 2012

La falacia de Rodrik

Dani Rodrik, catedrático de economía política en Harvard, ha extendido una idea que está calando ent el mundo de la reflexión política y económica global. No hay como tener una cátedra en el Imperio para conseguir esto. Cierto es que Rodrik no pertenece a la ortodoxia liberal, pero tampoco es un outsider, de ahí que sus posiciones sean escuchadas en todo el mundo, tanto por críticos de la globalización como por seguidores acérrimos. Y su reflexión no es otra que encontrar un camino para la gobernanza mundial en la situación dada de la globalización. Michael Reder, del que hablaremos en el futuro, plantea algo semejante, tomando como base el Trilema que ya lleva el nombre del autor, Rodrik. El Trilema tiene esta expresión: dados los tres pilares de la política actual, globalización, democracia y soberanía nacional, es imposible tenerlos a la vez, forzosamente hay que renunciar a uno de ellos. Podemos tener soberanía nacional y democracia política, lo que vendría a ser un Bretton Woods renovado; podemos elegir globalización con soberanía nacional, algo así como un fascismo mundial; y podemos elegir globalización y democracia política, que es el modelo de gobernanza mundial elegido por Rodrik, Reder y otros. Pero lo que no podemos hacer es tener los tres a la vez o quedarnos con uno. De hecho, hay un elemento que siempre aparece: la globalización y este es el elemento ideológico de base del famoso y falso Trilema de Rodrik.


Se trata de una falacia lógica. El Trilema queda reducido en su explicación a un dilema: o soberanía nacional o democracia política, pero siempre con globalización (con esta globalización). Siendo una falacia, un falso trilema, lo que Rodrik nos propone es: ¿estamos dispuestos a renunciar a la democracia, o preferimos renunciar a la soberanía nacional, pues la globalización ES y no puede no ser? Se trata de una posición netamente ideológica que promueve el consenso sobre la base de evitar la discusión sobre el modelo económico que nos han impuesto. Como buen pensador, Rodrik sabe que no existe ningún tipo de democracia que no conlleve la soberanía nacional popular. Si el pueblo no puede elegir su destino, ni no es soberano, entonces no es libre y sus decisiones están guiadas, luego no es democracia. De la misma manera, si un pueblo el concepto de soberanía, en la actualidad incluye democracia, el pueblo es el soberano, no el rey o cualquier otra instancia, de ahí que el único dilema real es entre esta globalización y la democracia. Si se da esta globalización, la democracia es una mera pantomima y la soberanía un concepto huero. Si queremos democracia, entonces ejerceremos la soberanía nacional y retomaremos los poderes usurpados por la globalización del capital; restringiremos la circulación financiera, pondremos leyes soberanas que protejan los recursos y a las personas y empezaremos un proceso de reapropiación de lo que es propio de la humanidad: la libertad de ser con los demás.

El famoso Trilema de Rodrik no es más que una máscara ideológica para ocultar lo que está llegando con mucha fuerza: la conciencia democrática del pueblo que empieza a ser consciente del engaño de los últimos treinta años. Su posición solo viene a reforzar el modelo que está acabando con todo lo humano y no aporta nada valioso al debate, solo una falacia lógica que cualquier conocedor del asunto puede rebatir con suma facilidad. El problema es que lo dice un catedrático de Harvard que, por lo demás, es buena persona.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

hola, soy Javi Fuset (desde Valencia).
Una aplicación actual y práctica a todo lo que planteas es lo que aquí nos ha pasado.
mi pueblo ha sido totalmente arrasado por las llamas.
Para mi no es una "catástrofe natural".
1º No se cuenta con la gente para la prevención ni extinción, con el pretexto de "protegerlos", extinguiendo formas tradicionales de cooperación popular.
2º Se centraliza la gestión del incendio: ¡un desastre (bomberos con mapas de carreteras buscando donde ir...).
3º Se centraliza la gestión de reconstrucción donde no se da participación al pueblo pero se "prometen" contratos locales a desempleados del municipio.
4º... a algunos el pueblo nos cuesta que prospere una asamblea popular libre de partidismos y servidumbres ideológicas, que una en lo esencial porque la cultura democrática se ha debilitado durante años a fuerza de "tecnificar" la democracia y "profesionalizar" la política, reduciéndola a lo partidista, ... y con disciplina de partido.

Solo un ejemplo. Gracias.

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Querido Javi, sí estando tú no se puede, ni aunque resucitar un muerto. Recibe mi lamento por los incendios, pero como dices son mmuchos años haciendo lazo cosas para beneficio de sinvergüenzas y especuladores.
Un abrazo para Valencia.

checha dijo...

Te envío un bonito artículo de uno de mis blogs favoritos:

EXIGENCIA ÉTICA
Antonio Tello en Cuaderno de notas de A.T. - Hace 1 día
Pedro Morenés Eulate, ministro de Defensa * * *Uno de los fundamentos sobre los cuales se asienta la gestión pública es la ética. Sin ésta todo el andamiaje del sistema democrático y de las instituciones que conforman el Estado de derecho queda a expuesto a la acción corruptora de los intereses privados. La vinculación del actual ministro de Defensa español, Pedro Morenés Eulate, con empresas fabricantes de armas pone en entredicho la legitimidad del actual gobierno del PP para seguir en el poder.* Millones de ciudadanos españoles asisten perplejos y desorientados cómo el Estado de ... más »
También hace referencia a los incendios de Valencia
La última entrada de mi blog : LA ROJA, LA DORADA PRIMA, LA ROJA, también se refiere a la dichosa dictadura de "la dorada", impuesta por la globalización, al tiempo que indica que nuestro verdadero oro amarillo, del que podríamos obtener abundantes riquezas, es el sol.
Un saludo

winibal dijo...

Unas pregunta a la propuesta latente:

¿El dia-bolo es la la globalización?

¿Es posible postular una globalización "buena"?

¿Cabe, en términos económicos, pensar que la única crítica al sistema supone instalarse en una permanente dialéctica negativa de perfil transformador romo?

Indignados contra las teorías del "fin de la historia", ¿estaríamos resignados a admitir que sólo cabe describir lúcida y críticamente el "fin de (la) esta civilización"?

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Ha pasado el tiempo de la "crítica negativa". Fue posible y necesaria, hoy es inútil. Estamos instalados ante los escombros de la modernidad y casi nos ha quedado el ser testigos de su derrumbe definitivo. Espero que queden "brasas bajo las cenizas", pero la desacralización represiva se ha llevado consigo hasta la esperanza de otro mundo.

La goblalización es la supuesta cara amable del más salvaje capitalismo. Su travestismo posmoderno no nos puede engañar. La globalización es el monstruo que todo lo engulle. Nuestros males no acabarán con ella, pero sin ella no tendrán nunca fin. Qué queda: esperar y recordar, poco más.Esperara que la civilización se autoconsuma y recordar que es posible otro mundo, pero solo sobre las ruinas humeantes de este. Así de trágico, así de tremendo, así de maduro está el tiempo final.

Daniel fernandez veiga dijo...

Querido teólogo: Soy un negado informafilo, ateo impenitente, y traté de enviarte mi encendido elógio sobre tu art. acerca de Rodrik que aplasta al mal librito de Fernandez Albertos. Te refería a mis arts en Rebelión particularmente a uno del 3-12-2010 de aquellos polvos proceden estos lodos y a mi e-milio más normal jperezoya@mundo-r.com. He perdido mi carta previa que Eckhart nos proteja.Tengo 81 y me canso, vamos a ver si ahora funciona.

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Querido amigo, ojalá que los jóvenes tuvieran tu pasión por las cosas. Agradezco tus palabras, leeré tus artículos y me pondré en contacto contigo.

Un fuerte abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...