viernes, 22 de julio de 2016

Infinita tristeza

Una especie de tristeza me tiene atenazado desde hace unos meses. Es una emoción sutil pero que la noto cada vez con más fuerza, a pesar de que soy de carácter alegre, sin estridencias, pero alegre. Desde que me reconozco me identifico como una persona con ideales y vocación. Muy temprano quería ser profesor y eso se convirtió en una meta en mi vida, meta que ahora llega a plenitud con el nombramiento que he recibido como Profesor Ordinario de Teología en el Instituto Teológico de Murcia (Facultad de Teología, Pontificia Universidad Antonianum). Dentro de mi proyecto vital estaba el ser Doctor, y lo soy por dos ocasiones, Teología en 2006 y Filosofía en 2015. Además, hay en mí una gran inquietud por la investigación y la difusión de lo investigado. Fruto de ello son los cinco libros publicados hasta la fecha, la treintena de artículos científicos y los tres libros que tengo escritos, uno que se publica en Desclée en octubre, otro en PPC en febrero o marzo y el otro que aún no tiene fecha. No hago este elenco de mis logros personales por vanagloria u orgullo, sino para poner en contexto esta tristeza que me acecha. Una persona sumida en la tristeza vital lo puede ser porque no ha conseguido sus metas personales o porque su vida no tiene aliciente. En mi caso no es así. Mi trabajo me gusta y es muy gratificante, pues hago lo que me gusta entre gente con la que me siento a gusto haciéndolo. Me proporciona momentos realmente motivantes y grandes alegrías. Mi familia es otro foco de alegría y gozo indescriptible y no me falta nunca una motivación para seguir adelante. No, mi tristeza no está producida por mi vida personal, familiar o laboral. Viene de la realidad global que venimos observando los últimos ocho años.

Desde que el Neoliberalismo ha entrado en la fase de necrosis, los acontecimientos se aceleran, sobre todo los más dolorosos. La guerra mundial abierta por los recursos menguantes y por el control geoestratégico ha roto la estructura moral que aun se podía percibir, aunque débilmente, en tiempos anteriores. Hoy no resulta extraño que cualquier país busque su propio beneficio sin importarle las consecuencias que esto pueda tener. El ejemplo más claro es cómo muchos gobiernos de países ricos o relativamente ricos, bien directamente o bien por medio de grandes empresas, se han lanzado al control de los recursos agrícolas del Planeta sin ningún miramiento. El famoso Land grabinng, del que hemos hablado en este espacio, está poniendo en manos de los países enriquecidos las mejores tierras y aguas de África. A día de hoy la mayor parte de ellas ya lo están. Esto está expulsando de sus hogares a millones de africanos que ya ni tienen los recursos para producir, ni los alimentos que van directamente a las despensas de Estados Unidos, Europa o Arabia Saudí o China. Esto es una de las causas de que muchos emprobrecidos africanos musulmanes caigan en las redes de lo que fue Al-Qaeda y ahora es el Daesh, alimentando una guerra sinfín con Occidente. Francia está sopesando una intervención militar y Europa duda si entrar otra vez en Libia. A su vez, esta situación empuja a la gente hacia lugares donde haya agua y recursos, hacia Europa. Pero son retenidos mediante países-tapón que cobran grandes sumas por hacer de gendarme: Marruecos y Turquía, por ejemplo. Otros países son tapón porque la guerra desincentiva el tránsito. Esto nos lleva a contemplar con estupor cómo miles de personas mueren cada año ahogados en el Mediterráneo sin que Europa ponga los medios, que los tiene, para evitarlo. Y mientras, el corazón de Europa se endurece, es como si se creara callo en el alma al contemplar tanto sufrimiento.


Otro de los indicios de esta necrosis de la sociedad posmoderna neoliberal es el tráfico de órganos. Estados Unidos, China y Japón se oponen a cualquier regulación en esta materia que impida el lucroso mercado. Miles de niños desaparecen cada año y sus órganos van a parar a americanos que se lo pueden permitir. El receptor paga y no pregunta, mientras un niño ha sido secuestrado y asesinado para extraer el órgano que hará más fácil la vida. En Manila existe una lujosa clínica japonesa al lado del barrio más pobre de la ciudad. Es una clínica de trasplantes de órganos. En el barrio hay una mayoría de personas que solo tienen un riñón: lo venden por unos cientos o miles de dólares para que los japoneses puedan disponer de órganos compatibles. Se trasplantan riñones, pulmones, hígados y corazones. Se trata de una metáfora lúgubre de la sociedad actual: a los pobres se les extirpa lo último que les queda, la vida, para que los ricos puedan seguir viviendo. Por su parte, China no está interesada en regular el mercado porque trafica con los órganos de los condenados a muerte. Si en el siglo XIX se traficaba con la fuerza de trabajo, en el XXI se trafica con los cuerpos mismos de las personas. Vamos hacia una sociedad donde una gran mayoría será tratada como recursos para una minoría: tráfico de órganos, esclavitud infantil, trata de blancas...

Y en España la cosa no va a mejor. Desde que cuatro prestigiosos economistas de todo el espectro ideológico publicaran un artículo donde demuestran que los datos del PIB de España están falseados desde 2008 al menos, tenemos claro que la situación es insostenible. El gobierno de Rajoy y el de Zapatero, han hecho trampa, como en su día lo hizo Grecia, a la hora de computar el PIB, que sería un 18% inferior, lo que significa que la riqueza real es inferior y que la deuda es un 24% mayor. Además, la política de Rajoy ha destruido la Seguridad Social, con un déficit anual de 15.000 millones de euros y con la hucha de las pensiones a punto de ser abolida para poner sostener un modelo económico que está destruyendo España. Sin embargo, y esto es muy doloroso, en las últimas elecciones, quienes más han sostenido las políticas públicas que destruyen las pensiones han sido, precisamente, los pensionistas. Lean ustedes a Roberto Centeno, economista reputado de derechas y prohibido en las televisiones. Fue profesor de Montoro y no se explica la política fiscal y económica de este gobierno. Cuando se forme gobierno lo primero que se hará, para evitar el castigo de Europa, es más recortes para enjugar un déficit que supera los 66.000 millones, casi como en la última época de Zapatero. El gobierno de la austeridad ha sido el más despilfarrador de todos, y si no lo creen vean los datos: en cuatro años ha endeudado a España en más de 400.000 millones, sí, Rajoy el austero, y ha dejado las cuentas públicas en la bancarrota. Hoy, España es un país empobrecido, sin inversión en I+D+i y sin una clara orientación hacia un economía productiva. Nos limitamos a ser los camareros de Europa.

Pero, lo peor de todo para mí es la insensibilidad social, la moral pervertida de la población que ha sido estupidizada por los medios de comunicación. Preferimos mantener lo que hay antes que intentar cualquier cambio, pensando que con el tiempo todo se arreglará. No se arreglará sino que irá a peor, pues las consecuencias de nuestros actos acabarán pasando factura. Si tenemos un modelo económico basado en los servicios, de bajos salarios y alta precariedad, no podremos pagar unas pensiones dignas, ni sostener la sanidad y la educación para todos. Siguiendo el modelo, lo que nos espera es una sociedad de dos clases: los que podrán tener sanidad, educación y pensiones dignas y los que no. Estos últimos serán, por supuesto, los pobres, los trabajadores poco cualificados y las clase media baja. Habrá entre un 30 y un 40 por ciento de la población excluida. Pero, claro, es preferible lo malo conocido. Esta estulticia generalizada me produce espanto y congoja.

Hay un tema de Manu Chao que me acompaña desde que se publicó, Infinita tristeza, dentro del álbum Próxima estación... esperanza. Desarrolla un tema claramente evangélico, en concreto del cuarto evangelio, el de la hora. En qué hora vivimos y a qué hora llega el tren de la esperanza. La esperanza no nos abandona porque sabemos que Dios está del lado de los pobres, pero la hora se hace muy larga y los sufrimientos que nos esperan cada vez son mayores. La esperanza no la perdemos, pero la tristeza vital es un síntoma de que estamos vivos, de que somos capaces de misericordia y compasión con los que sufren.



17 comentarios:

delafuentecevasco dijo...

Gracias, hermano.

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Siempre a ti, Iñaki. Un fuerte abrazo.

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Tengo algún problema con la h del verbo haber. No sé si es algo freudiano, pero se repite de forma sistemática cuando el escrito me satisface especialmente. Es como la bofetada en la cara de la que habla San Pablo.

Anónimo dijo...

"Esto es una de las causas de que muchos emprobrecidos africanos musulmanes caigan en las redes de lo que fue Al-Qaeda y ahora es el Daesh, alimentando una guerra sinfín con Occidente"

y aquí dejé de leer , como siempre el hombre occidental acomplejado pidiendo perdon por existir.

A nadie se le escapa que las intervenciones de los paises occidentales en oriente medio han contribuido a desestabilizar esos paises, pero de ahí a poner paños calientes para buscar justificaciones a la barbarie cobarde de los asesinos, hay un mundo.

Desde luego hace bien en intentar revestir de fiabilidad sus palabras haciendo un inecesario alarde de su amplio curriculum academico, pero resulta un truco tan burdo, que no surte efecto ni en este humilde y carente de formacion universitario lector.

Quizas el erudito que firma el articulo, y visto que acierta en parte al culpar al liberalismo economico sin escrupulos de mucho de los males de occidente, deberia preguntarse por que desde esos sectores neoliberales se apuesta por la invasion organizada de occidente con tanta determinacion, a pesar de las externalidades negativas que este hecho provoca en la poblacion.

Mientras tanto, seguiremos confiando en los "mass media" y dejando que la policia del pensamiento encauce a todos los que osen salirse del cauce que marca el pensamiento unico., a la vez que asistimos impasibles al suicidio controlado de occidente.

Abro paraguas, y se admiten falacias "ad hominem" cuñado, "fatxa","rasistah"...

Ah, reconozco que yo tambien he mentido,lei el resto de articulo con la nariz tapada para responderle ;)

D.B.L.

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Estimado D.B.L. igual que yo firmó con nombre y apellidos y me expongo a la crítica, hágalo usted y podremos hablar "cara a cara". Mientras no consideraré su inteligente comentario y no es ironía.

Anónimo dijo...

Siento no poder complacerle Bernardo, no puede comparar usted el hecho de escribir siguiendo el cauce que marca la doctrina de lo politicamente correcto con salirse de la misma y exponerse a la tirania del INGSOC,el cual no se si por encontrarse ante sus ultimos coletazos, se encuentra especialmente activo ultimamente.
http://www.breitbart.com/tech/2016/02/16/british-man-arrested-for-facebook-posts-about-refugees/

Por lo demas, lamento que no considere mi comentario solo por que no le facilite mi nombre, si le sirve, yo tampoco le conocia a usted de nada, y de hecho si examina mi respuesta, no hago alusion a nada que no este recogido en su articulo.
un saludo.
David.

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Bueno, David, ahora no le pongo rostro, pero al menos tengo una idea de con quien hablo. Veo que tiene muchas precauciones y la verdad es que no lo entiendo. Yo solo me pongo como límites en mi lenguaje la "caridad comunicativa" de la que habla Davidson. Para mí lo importante no es ser o no políticamente correcto, es más, creo que no lo soy nunca. Lo importante es respetar a mi interlocutor, respeto que para mí es sagrado, porque el otro, el que tengo delante, aunque sea virtualmente, es un trasunto de la divinidad. Por eso necesitaba saber con quién hablaba, aunque fuera con unas breves pinceladas como las que me da, David.

Entrando al fondo del asunto: creo que su comentario tiene un punto muy aprovechable, pero también cae en un lugar manido que produce cierto hartazgo que me repugna. Por un lado insinúas que el neoliberalismo tiene mucho interés en las guerras que asolan Oriente Medio, pero por otro me acusa de caer en una especie de flagelación patológica entre ciertos pensadores occidentales que se sienten culpables por su historia de barbarie y masacres. En esto último no entro, pues es un tema muy manido y ya cansino. Pero en lo otro sí. Si está de acuerdo en que el neoliberalismo tiene un interés en las guerras que vivimos, sean las que se combaten con armas, sean las que se combaten con la economía o la política -la guerra por otros medios, siguiendo a Clausewitz- entonces convendrá conmigo en que lo mejor que podemos hacer es levantar el velo sobre la falacia de Occidente y mostrar a las claras la Verdad, sí, con mayúsculas, sin dejarnos llevar, precisamente, por ese pensamiento único que usted denuncia y que no describe. Me recelo que en usted y en mí no significan lo mismo.

Luego está lo de "alarde curricular". Si usted lee bien el texto, verá que es un simple recurso para evitar confundir la tristeza que siento con la melancolía o la depresión. Nada de eso hay en mí, pues siento mi vida personal realizada en todos esos ámbitos que cito, el curricular y el vital. También lo digo por aquellos que me conocen y saben de mi conciencia crítica, a veces hipercrítica, con la realidad, para evitar el sambenito de pesimista. No lo soy por muchos motivos, pero el primero porque amo la vida y amo lo que hago, de ahí los frutos que relato.

Por tanto, amigo David, contesto a su comentario y no necesito taparme la nariz para ello.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Hola otra vez Bernardo, lo primero agradecerle su elaborada respuesta,a pesar de la repugnancia que pueda producirle lo manido que a su juicio resulta mi comentario.
Le reconozco que he tenido que buscar algunas de las referencias que hacia usted en la misma, incluso llegue a sentirme abrumado en un principio, pero la verdad que una vez conocidas, son conceptos bastante sencillos de asimilar.

Acepto su necesidad de "ponerme cara", y su búsqueda de racionalidad hacia mi persona.,pero por otro lado me sorprende que no entienda que alguien,para emitir según que comentarios, decida proteger su identidad, desde el pasado uno de julio, están tipificados los delitos de pensamiento, y dados los derroteros que esta tomando la situación , no me inspira ni la mas mínima confianza lo que nuestra sociedad,enferma como esta de buenismo,pueda dictaminar acerca de lo que contraviene o no esa orwelliana ley.

Y es que amigo Bernardo, siento ser yo el que ahonde en su infinita tristeza, pero le recuerdo,por que seguro que usted ya lo sabe, que vive en un país en el cual se puede acabar entre rejas por expresar la propia opinión, si la misma se sale lo suficiente del redil.

http://www.guardiacivil.es/es/prensa/noticias/5813.html

Me imagino que el pobre Voltaire se estará revolviendo en su tumba al leer noticias como esta que le enlazo, y que independientemente de estar de acuerdo con las declaraciones objeto de la persecución, deberían disparar todas las alarmas en todo aquel que valore la libertad de expresión y de pensamiento.


Espero que este de acuerdo conmigo, que no hay ni un ápice de odio hacia ningún colectivo en mis palabras, y por tanto podría parecer que nada impediría firmar mis aportaciones a su blog con mi nombre, pero la idea de que puedan ser malinterpretadas por alguien de una calaña similar a los que decidieron que la censura volviese el pasado 1 de julio al código penal, hace que toda precaucion sea poca.

Le agradezco que me considere una representación de la divinidad, aunque para un agnóstico como yo, quizás seria mas adecuado un "divinidad/evolución/x" pero capto la idea y me reafirmo en mi agradecimiento por tal consideración.

Anónimo dijo...

Entrando pues a ese "fondo del asunto" que usted menciona, evidentemente que el neoliberalismo tiene mucho interés en que las guerras creen inestabilidad en oriente medio,pero eso no convierte al hombre medio europeo en un tirano que cimienta toda su hoy menguante prosperidad sobre los cadáveres de aquellas gentes.
Y es que es ese sentimiento, que actualmente los mass media se están preocupando de transmitir como un cáncer en la opinión publica, el que yo nunca podre aceptar y el que me repugna enormemente, ya que sirve como preámbulo a la justificación de los cobardes asesinatos que esas "pobres gentes comenten contra el "perverso hombre occidental".

Si me permite un ejemplo, que a pesar de sus diferencias , creo que sirve de analogía, es el tema de la pederastia.

Esta ampliamente estudiado por psiquiatras,y respaldados por estadísticas, que una buena parte de los pederastas,sufrieron abusos en su infancia.
Es evidente que esos seres, fueron victimas en su dia, pero creo que esta claro también,que intentar quitarle una pizca de culpabilidad a alguno de ellos por el hecho de haber sufrido abusos en su dia, seria de una mezquindad extrema y totalmente reprobable ,fundamentalmente por que ni si quiera seria valido el argumento del"ojo por ojo" al no coincidir el verdugo inicial, con la victima final.

Anónimo dijo...

Expresado pues este hecho, no creo que se pueda justificar de ninguna forma que un individuo movido por su fundamentalismo islámico y por su incultura a partes iguales, decida llevarse por delante a cien inocentes en Niza solo por que su país fue arrasado por occidente, en el caso de que compremos la moto de que occidente el unico culpable de los males de esa zona.

Dicho esto,coincido con usted en que habría que levantar el velo de occidente, pero me temo que lo que encontraríamos debajo no seria lo que nos quieren hacer ver.

Quizás debajo de ese velo de buenísimo que actualmente pesa sobre nuestra enferma sociedad, encontraríamos unos intereses económicos que pasan por crear una inestabilidad también en Europa, fomentando la importación de la guerra sin control en forma de refugiados , quizás viésemos como se pretende la destrucción de la familia tradicional y el descenso de la natalidad a limites nunca vistos, y todo ello para que se produzca un declive de la sociedad occidental tal y como la conocemos.

Todo ello apoyándose en los los "progres" de salón que no serian mas que los tontos útiles de la ecuación y los primeros que en un futuro de atentados cotidianos, corran a pedir mas protección a cambio de una "necesaria y mas que justificada" perdida de libertades amparada bajo el paraguas de la doctrina de shock.

No me gustaría acabar mi aportación sin hacerle un guiño a la "caridad comunicativa" y de paso satisfacer en parte su sana curiosidad acerca de este interlocutor virtual., así que como dicen somos una consecuencias de nuestros actos, le voy a pasar a relatar parte de mi curricular vital.

Victima de la L.O.G.S.E. que cambio los estudios por la vida a los 19 años, sin terminar el bachiller, y que he intentado burlar a la incultura con altas dosis de curiosidad y auto aprendizaje.

Durante el tiempo en los que me dedique a aprender en vez de a estudiar, descubrí mas acerca del mundo que en todo el tiempo metido en las clases soportando tediosas lecciones que ni me interesaban ni me estimulaban.

Aprobé la P.A.U. para mayores de 25 con 29 años,en la rama de humanidades mientras trabajaba, fui la nota 190 de 195 aprobados, aunque reconozco que no abrí un libro, todos los años por mi cuenta leyendo acerca de cosas que me interesaban realmente y un poco de verborrea en los exámenes a desarrollar me sirvieron para pasar listón.

Actualmente y por exigencias del guion, soy un estudiante de ingeniería mediocre en un ya de por si mediocre sistema educativo español, en que salvo raras excepciones fomenta el introducir a presión los conceptos en el alumnado sin fomentar lo mas mínimo el gusto por aprender.,mas bien haciendo que el joven estudiante que se enfrenta a la universidad, la vea como un peaje a pagar, mas que como una oportunidad de formarse como persona y como a la fuente de conocimiento que debería ser.

Puede que todo el tiempo que pensé que no podría acceder a la universidad,me llevaron a idealizarla, y quizás ha sido este "hype" el que ha hecho que ahora,una vez dentro, tenga esta opinión acerca de la misma.

Le dije en un principio que no le conocía, ni a usted ni a su blog, pero le intentare leer mas a menudo, ya que estoy seguro que en otros temas no tendremos tantas discrepancias ideológicas como en este.


Un saludo

*siento ponerlo en partes, pero no me dejaba de otra forma.

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Estimado David, veo que es usted un hombre con una honda preocupación por el mundo y amplia formación. Hablando nos entendemos y seguro que compartimos muchas más cosas que las que nos diferencian. Le agradezco enormemente el enriquecimiento que sus comentarios me hacen, pues me permiten una perspectiva que para mí es ajena y que enriquece mi visión del mundo. Estaré muy agradecido si considera este espacio de reflexión como algo útil para usted.
Tenemos algo en común según el currículo vital que ha expuesto. Yo abandoné los estudios en 3º de BUP por problemas económicos familiares (ser el mayor de 5 hermanos no es fácil). Me dediqué a trabajar en la agricultura mientras hacía BUP y COU en el INBAD, lo que me permitió conocer un modelo de docencia integrado y transversal que me ha ayudado mucho.
Después, como tenía 25 años, hice el acceso a la Universidad para mayores mientras comencé con los estudios de Teología. Antes estudiábamos 6 años del Bachiller, más 2 de la Licencia y 1 del doctorado. Al fin abandoné la agricultura para ser profesor en secundaria, hice el primer doctorado y después abandoné, con dolor, la secundaria para acceder a la docencia universitaria. Como ve, mi íter de estudios no es el habitual y todo ha sido muy esforzado para mí, pues durante 15 años hube de trabajar 8 horas diarias y estudiar, con buenos resultados académicos: tardes, noches y fines de semana, pues estudiaba lo que me gustaba. En fin, nada de lo normal en un catedrático de teología. Pero esa es mi vida y en parte me define.
Un cordial saludo

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Por cierto, David, no me tomo a broma la ley mordaza. Reinstaurar los delitos de opinión es el más grave de todos lo crímenes de este gobierno, porque nos deja a las puertas de la dictadura al estilo 1984.

Anónimo dijo...

Amigo Bernardo, me alegra haber encontrado entre nuestras diferencias puntos en comun en forma de experiencias vitales,no le engaño si le digo que me ha sorprendido gratamente su trayectoria y sus similitudes en algunos aspectos con la mia.

Digo similitudes, por que a pesar de que me quitaria parte de la responsabilidad de haber dejado los estudios, me es imposible decir sin faltar a la verdad, que en mi caso fue una falta de recursos, ya que mis padres siempre pusieros a la disposicion tanto mia como de mi hermano todos los recursos que una familia de clase trabajadora puede ofrecer, simplemente no supe ver en el instituto un estímulo a seguir estudiando, o al menos a seguir haciendolo de ese modo.

Como no, tambien valoro mucho su punto de vista, y de verdad lo valoro, ya que si algo he aprendido en todos estos años, es que el hecho de aprender por uno mismo,a pesar de ser en mi opinion la mejor forma de encontrarse con el conocimiento, puede resultar a veces un arma de doble filo, ya que te priva del distinto enfoque que un buen profesor,y solo un buen profesor puede ofrecerte acerca del tema en cuestion., esto unido a que cuando aprendes algo con gusto y sin la ayuda de nadie, tiendes a hacer tuyas las conclusiones a las que llegas, puedes caer en creerte poseedor de la verdad absoluta y hacerte impermeable a distintos puntos de vista al tuyo propio., pero bueno, es un problema que tengo identificado y que pongo de mi parte por solucionar.

Me he sentido identificado con usted cuando he leido que compaginaba sus estudios con su trabajo,yo aunque tambien probé suerte en la agricultura(me echaron a mitad del dia de recogida de patatas, por que a pesar de poner todo mi empeño, no llegaba a la velocidad de todos los trabajadores de diversas nacionalidades que allí se encontraban, eso si, me pagaron medio jornal)
Así que me dediqué a poner copas unos años,y fué en esa epoca cuando intenté retomar los estudios, sin tanto exito como usted, ya que no tuve la constancia y fuerza de voluntad que seguro que usted necesitó para lograr el exito en esa complicada empresa.

Si bien es cierto que guardo muchas experiencias de vida de esa epoca,y espero que en futuro cuando estudie psicologia por vocacion, me convaliden los años de barra por un par de cursos academicos.,y aun en mas que improbable caso de que no me acepten la convalidacion en su dia, no los cambiaria ni por una carrera en la mejor universidad del mundo.


Llegados a este punto solo me queda disculparme por lo de la nariz tapada, reconozco que lo hice por precaucion y por la sensacion de que me encontraba ante otro articulo justificando lo injustificable.
Ahora,despues de este agradable intercambio de impresiones,considero que no habria hecho falta hacerlo.

Un cordial saludo amigo ;)

Anónimo dijo...

Y cambiando de tercio, como buen aprendiz de todo, tambien me sentí atraido por su campo de estudio.
Soy un gran aficionado a la tecnologia,y tras asistir en primera persona y con perplejidad a los ultimos avances en materia de realidad virtual, me empece a preguntar si no seria posible para el ser humano en un futuro no muy lejano, crear un universo virtual en el cual fuese imposible diferenciar la realidad de la ficcion.,convirtiendonos por lo tanto en dioses para los individuos que experimentasen esa hipotetica realidad realidad., a partir de ahí me surgio la pregunta obvia, de si no podria ser la nuestra una realidad virtual creada por una civilizacion mucho mas avanzada y que nuestro dios no fuese mas que una suerte de informatico del futuro.

Buscando sobre el tema, me sorprendio ver como no solo era el primero que se hacia esa pregunta, si no que hubo gente que se preguntó lo mismo mucho antes de que existiese ya no la realidad virtual, si no incluso la informatica.
De repente me sorprendí buscando respuestas en Descartes y en la radicalizacion de la duda, a si seria posible que la realidad no fuese otra cosa que una simulacion en un superordenador cuantico.
Fue grato encontrar similitudes entre la imposiblilidad que Descartes decia encontrar entre la vigilia y el sueño y la duda que habia nacido en mi cuatro siglos despues.

seguro que usted tiene una opinion interesante acerca de eso y le invito a que cuando sus quehaceres se lo permitan, comparta su conocimento y opinion al respecto.
David

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Estimado David, el tema es para mí de máxima preocupación y le he dedicado una decena de entradas que pueden buscarse en el buscador del blog con la palabra Matrix. Dejo la primera aquí: http://bernardoperezandreo.blogspot.com.es/2010/07/vivir-en-la-verdad.html?m=1.

Anónimo dijo...

Gracias Bernardo, las pongo en el primer lugar de mi lista de lectura para aprender un poco entre tantas horas de estudio estival y obligatorio.

Le animo, a que si tiene la oportunidad, pueda probar los nuevos dispositivos de realidad virtual, especialmente las HTC VIVE, que son las mas avanzadas del mundo ahora mismo.

El hecho de experimentar en primera persona buena parte del software de las mismas, ha sido lo que ha despertado en mi esa inquietud por conocer acerca de este tema, y seguro que para usted, que ya tiene un amplio conocimiento del mismo,será una experiencia que le ayudará a sentir en primera persona esa hipotetica matrix, aunque se encuentre en una fase beta todavia.

Al probarlas, la sensacion que tengo, es que las unicas barreras que nos separan de crear esa matrix son la resolucion y la miniaturizacion, ya que desde hace tiempo existen los mundos perpetuos online en la cual los personajes tienen un proceso vital similar al nuestro, y en los cuales el objetivo no es otro que evolucionar en el mismo.
Es por lo tanto que si pudisemos obviar la crueldad que significaria conectar a un neonato a unas hipoteticas htc vive 2.0 que hubiesen conseguido integrarse en algun dispositivo similar a una lentilla, y con resoluciones 8k o superiores, esa persona estaria viviendo en una Matrix y no podria ni imaginarse que forma parte de una simulacion.

Esto que a dia de hoy es ciencia ficcion, si se analiza la evolucion de la informatica en sus 75 años de historia,no parece para nada descabellado pensar que sea factible para nosotros en los proximos 20 años.

Asi que Bernardo le reitero la recomendacion, y la amplio a invitacion, ya que como buen "early adopter" tengo uno de estos cacharros en casa.

un saludo!
David

Anónimo dijo...

Gracias Bernardo, las pongo en el primer lugar de mi lista de lectura para aprender un poco entre tantas horas de estudio estival y obligatorio.

Le animo, a que si tiene la oportunidad, pueda probar los nuevos dispositivos de realidad virtual, especialmente las HTC VIVE, que son las mas avanzadas del mundo ahora mismo.

El hecho de experimentar en primera persona buena parte del software de las mismas, ha sido lo que ha despertado en mi esa inquietud por conocer acerca de este tema, y seguro que para usted, que ya tiene un amplio conocimiento del mismo,será una experiencia que le ayudará a sentir en primera persona esa hipotetica matrix, aunque se encuentre en una fase beta todavia.

Al probarlas, la sensacion que tengo, es que las unicas barreras que nos separan de crear esa matrix son la resolucion y la miniaturizacion, ya que desde hace tiempo existen los mundos perpetuos online en la cual los personajes tienen un proceso vital similar al nuestro, y en los cuales el objetivo no es otro que evolucionar en el mismo.
Es por lo tanto que si pudisemos obviar la crueldad que significaria conectar a un neonato a unas hipoteticas htc vive 2.0 que hubiesen conseguido integrarse en algun dispositivo similar a una lentilla, y con resoluciones 8k o superiores, esa persona estaria viviendo en una Matrix y no podria ni imaginarse que forma parte de una simulacion.

Esto que a dia de hoy es ciencia ficcion, si se analiza la evolucion de la informatica en sus 75 años de historia,no parece para nada descabellado pensar que sea factible para nosotros en los proximos 20 años.

Asi que Bernardo le reitero la recomendacion, y la amplio a invitacion, ya que como buen "early adopter" tengo uno de estos cacharros en casa.

un saludo!
David

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...