lunes, 30 de noviembre de 2009

Deudas y ofensas

No sé en qué medida puede ser esto inteligible, pero los países ricos alcanzarán el año próximo, según la OCDE, el umbral simbólico del 100% de deuda pública, lo que significa que en teoría deberían dedicar el total de sus ingresos a pagar la deuda que han contraído. Si esto no lo hacen sólo puede ser debido a que emiten más deuda con lo que la burbuja de la misma aumenta en progresión geométrica y la carga sobre el planeta, el futuro y los pobres se hace más insoportable cada vez. Es fácil de entender: si emitimos más deuda para no pagar con los recursos propios actuales, lo que hacemos es diferir el pago de lo que nosotros estamos ahora disfrutando. Si además aumentamos la masa monetaria lo que hacemos, dicho llanamente, es robar a los más pobres que nunca pueden alcanzar a poseer esa masa monetaria y su "riqueza" se ve mermada en la misma proporción que aumenta la nuestra. Este es el motivo real por el que ninguna ONG está haciendo lo que debería para evitar la pobreza, porque no se trata de dar nada, sino de no quitarles lo que es suyo y ya mismo tienen en posesión. El incremento de la deuda de los países ricos funciona como una máquina de succión de riqueza desde los más pobres hacia los más ricos. Este mecanismo ni se explica en las facultades de economía, rebosantes de futuros especuladores, ni se publicita en los medios de comunicación, pero es bien real y tendrá sus efectos. El primero de ellos será el aumento otra vez del número de hambrientos y la depauperación progresiva de cuatro quintos de la humanidad. Pero más grave, si es que se puede hacer un ranking en esto, es la destrucción sistemática del medio natural en el que la especie humana puede vivir como tal. Al aumentar la deuda de los países ricos, se genera una presión proporcional sobre los recursos y aumenta la huella ecológica del sistema capitalista. Dentro de unos años nos encontraremos ante una urgencia humana enorme por la carencia de los recursos que hoy son dedicados a pagar la enorme deuda que estamos contrayendo. Y todo esto para que podamos llenar nuestras casas de trastos pronto obsoletos, podamos ir a la moda por poco dinero y nos podamos permitir viajes y otros lujos estando como está el mundo. En el fondo son deudas que son ofensas y ofensas que endeudan más al mundo. Creo que todavía rezamos aquello de "perdónanos nuestras ofensas-deudas..."

4 comentarios:

Martín dijo...

Si digo una tontería no lo publiques: ¿quién compra la deuda? Y el que compra deuda, ¿qué compra? ¿papel moneda? ¿O ni siquiera papel moneda, sino apuntes contables? ¿Quien obliga a quien a comprar eso? Lo que llaman ingeniería económica ¿no es un modo engañoso de presentar las cosas, de decir que se tienen ganancias, cuando en realidad se tienen pérdidas? Todo muy divertido. O mejor penoso.

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Tus preguntas son absolutamente pertinentes, es más, "realistas" en el más amplio sentido de la palabra. Cuando uno se responde a esas preguntas cae en la cuenta de la falacia de esta organización mundial.
En el fondo, todos los participantes del sistema están "obligados" a comprar la deuda porque de lo contrario caería estrepitosamente. Pongo un ejemplo: a China no le queda más remedio que seguir comprando toda la deuda pública de América con el fin de que sus propios fondos en dólares no se desvanezcan en la nada.
Qué vamos a hacer, esto tiene poco arreglo tal como vamos.

Saludos cordiales

Jesus Bermu dijo...

Te quiero hacer una pregunta por lo de las vacunas de la gripe A. Si hubiera sido más fuerte esta epidemia y no hubieran habido suficientes vacunas?

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Lo primero que tengo que decirte es que esto no era una epidemia real, y lo sabían muy bien, y segundo que en el tiempo record que hicieron esas vacunas podrían haber hecho más.
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...