miércoles, 9 de noviembre de 2016

Trump y el capitalismo senil

El resultado de las elecciones estadounidenses de este 8 de noviembre va a pasar a la historia por varios motivos. El primero por el rotundo fracaso de las encuestas, que daban la victoria a Clinton por un margen de más de 3 puntos. Este fracaso se suma al vivido también con el brexit y en las elecciones españolas de diciembre de 2015. Algo no funciona en la demoscopia actual y lo que no funciona es que los métodos de análisis domoscópico no responden al cambio de las sociedades en estos tiempos y por eso no pueden ajustar los resultados como hace unos años. La forma de pensar de la gente ha cambiado y las empresas demoscópicas necesitan un tiempo para adaptarse, aunque me temo que cuando lo hagan llegarán tarde, pues estamos en una época de cambios vertiginosos.

También pasarán a la historia estos resultados por ser quien es el vencedor: un empresario millonario con los grandes medios en contra. Un ser que ha sido presentado como abyecto, un racista misógino y fascista. Y la verdad es que lo es. No resulta fácil que un hombre que es capaz de insultar en un mismo día a los extranjeros, a las mujeres y a los musulmanes pueda caer bien, pero el problema aquí está en los motivos que han llevado a más de 50 millones de votantes americanos a darle su apoyo. Esos 50 millones largos, de hombres y mujeres, ricos y pobres, blancos y negros, hispanos y musulmanes, no han tenido en cuenta sus barbaridades fascistoides, ni su brabuconería. No les ha importado nada sus intenciones de expulsar a los musulmanes o de construir un muro con México. Seguro que eso le ha dado pocos votos y antes bien se los ha quitado. Entonces, por qué lo han votado. Creo que el motivo hay que buscarlo en el slogan de su campaña y en las reminiscencias que produce en el imaginario colectivo de los trabajadores y clase media, principalmente. 

El lema pone en el centro aquello que más enorgullece a los estadounidenses, América. Es la palabra mágica que les retrotrae a sus orígenes, cuando eran trece pequeñas colonias sometidas al Imperio británico. Entonces eran el grito de libertad en el mundo. América y libertad están unidas en su imaginario. Los estadounidenses quieren a su país y lo quieren por encima de cualquier otra cosa. La propuesta de Trump es hacer América grande, otra vez. Cuál es esa vez que América fue grande. La respuesta es fácil, cuando ganó la guerra y se convirtió en el adalid de la libertad en el mundo. América cayó en lo más hondo por las políticas financieras de Wall Street en los años 30. Se empobreció a la población por un capitalismo de salón que ponía la especulación por encima de lo productivo (Ver La sociedad del Escándalo). De aquello salió mediante un potente plan de inversión pública que dio trabajo a todo el mundo y que puso a América como primera potencia mundial en 1939, afianzada al finalizar la guerra y extendida hasta final de los sesenta. Esta época llega a su fin cuando se empiezan a implementar las políticas neoliberales de Reagan, pero especialmente de Clinton y Bush. La liberalización de la economía y los acuerdos comerciales hacen de Estados Unidos un país desindustrializado en grandes áreas, que son las que más le han votado a Trump. Él propone reindustrializar, hacer hospitales, proteger a los ancianos, dar trabajo a los americanos. Por esto le han votado. Quieren una América como lo era antes. Cosa distinta es que Trump vaya a cumplir con eso, pero sus votantes lo ven como un hombre contra el sistema que ha llevado a su país a la bancarrota social, por eso lo apoyan.

Ahora bien, el principal motivo por el que los resultados pasarán a la historia es porque son históricos en sí mismos. La victoria de Trump supone un giro del capitalismo neoliberal globalizado hacia un capitalismo anterior, hacia el fordismo, en el que el movimiento obrero americano se sintió tan a gusto. Son esos obreros, de cierta edad, ya jubilados muchos, blancos en su mayoría, los que han votado en masa a Trump. Y con ellos, las grandes urbes del medioeste. Hay que buscar en los tratados de apertura comercial la causa de este voto, porque muchos han visto como se desmantelaban las industrias y todo lo anejo a ellas. Y se hacía por el bien del libre comercio. Trump propone volver al viejo capitalismo de producción y consumo, al capitalismo industrial de grandes empresas que protege a los trabajadores. Es decir, se trata de una vuelta al proteccionismo y de un golpe a la globalización neoliberal. De ahí que tantos medios de comunicación estén en contra en Europa y en especial en España. Pues somos los alumnos aventajados de la clase y defendemos con uñas y dientes la bota que nos aplasta. Si con Trump se frenan acuerdos como el TTIP, bienvenido sea, pues esos acuerdos solo benefician a las élites globales que extraen su riqueza del robo a los pueblos.

No, no me alegro de la victoria de este protofascista, pero la otra opción era peor aún que esta. Mi opción fue Sanders, pero el establishment no lo consintió y ahora tenemos a la primera potencia mundial en el camino del fascismo. No es buena noticia, pero es un signo de que el capitalismo está dando sus últimos coletazos, pues el fascismo es la respuesta de un capitalismo asustado. El final se avizora, aunque aún quede mucho sufrimiento hasta entonces. Nuestra acción debe ser agudizar las contradicciones de este capitalismo senil que vuelve a una infancia perdida para que las opciones que se abren en estos tiempos tan oscuros permitan abrir un futuro de esperanza para la humanidad. Trump no es una buena noticia, pero sí es la noticia que puede abrir un futuro distinto. Es el síntoma de la enfermedad mortal del capitalismo.

*Para mi amigo y hermano Iñaky de la Fuente, que me ha apremiado a pensar este "acontecimiento" epocal. Aunque sus intereses sean más espurios.

3 comentarios:

Bernardo Pérez Andreo dijo...

Me pide mi compañera Magdalena Cánovas, profesora de Filosofía Antigua y Filosofía del Lenguaje, que publique su comentario, pues el sistema se lo ha impedido. Aquí va:

Leyendo este artículo y después de la conversación que tuvimos sobre el tema, no tengo más remedio que estar de acuerdo contigo en el análisis que haces de la situación. Es el segundo replegamiento al que asistimos después del famoso brexit. Qué está ocurriendo en las sociedades actuales para que los polulismos extremistas triunfen en los sistemas democráticos. ¿A qué tienen miedo las gentes? No podemos decir que se deba a la desinformación o a la imbecilidad. Serían muchos millones de imbéciles. No, como bien dices no es este el caso. Porque la extrema derecha no es suficiente para lograr este resultado. Lo han votado gentes de todo tipo, sobre todo la clase media y baja de la sociedad, negros e hispanos que normalmente tienen los peores trabajos y viven en las peores condiciones. Las grandes zonas desindustrializadas como tu dices bien. Quizá esos millones de personas que lo han votado no creen el la Aldea global. La aldea global perjudica sus intereses, porque está en manos del capitalismo más salvaje. Piensan y creen o quieren creer que replegándose, no dejando entrar en su sistema a los inmigrantes, protegen sus intereses, su modo de vida, su prosperidad etc. Es muy difícil competir con un mercado globalizado y se hecha la culpa a los inmigrantes y a los demás Estados como hace Maduro en Venezuela. Todos tienen la culpa menos él del resultado de sus políticas. Trump les ha dicho a los estadounidenses lo que querían oír. ¡Vamos a reconstruir todo el desastre de este gran País! Este mensaje ha calado hondo y los negros y los hispanos realmente piensan en que no es tan fiero el león como lo pintan y que realmente lo que les importa es vivir bien No creen que el racismo del XIX y XX pueda volver. Yo no se si la otra opción era peor, quizá si, pero realmente lo que han hecho es poner a la zorra a guardar el gallinero. ¿Cumplirá Trump su palabra? Porque Trump juega en la liga de los magnates que se lucran con la globalización y se aprovechan de la situación en otros países más desfavorecidos. Trump tiene una visión de su país como empresa y desde luego lo que quiere es triunfar como empresario ¿sin escrúpulos?
¿El capitalismo salvaje ha muerto como dices y esta nueva política que algunos llaman progresista progresa hacia el siglo XIX? Dejamos atrás la aldea global y nos replegamos en la tribu? ¿Hacia dónde vamos? ¿Somos capaces de compartir o por el contrario volvemos a aislarnos y cerrar las puertas y ventanas, y construir muros para que no entre nadie o para no ver lo que ocurre a nuestro alrededor. Yo creo que una vuelta atrás es imposible como también lo es la situación en la que se encuentran hoy la mayoría de los pueblos. Hay que propiciar o inventar un sistema mucho más justo donde las riquezas se repartan con más equidad que creo que es tu posición. Pero el tapón para que eso ocurra no es la globalización, es la codicia de los que mueven los hilos del telar.
Como siempre has hecho un análisis acertado que obliga a reflexionar sobre lo que está ocurriendo. Ni el capitalismo salvaje ni el comunismo más rancio son la clave de la superación de la crisis social.

Antonio Macanás dijo...

Creo estar de acuerdo en casi todo lo que dices y, desde luego, es un análisis más afinado de las causas de la victoria de Trump. Pero, ¿significa entonces que EEUU va a dejar de meter su hocico en todos los rincones del mundo? Una vuelta económica a sí mismos, ¿supone un recorte a los tentáculos del gran capital americano que expolia y maltrata a tantos países y culturas extranjeras? Saludos

Bernardo Pérez Andreo dijo...

No, Antonio. Creo que seguirá igual pero dará un barniz más mcarthiano. Renegar de ciertos elementos del neoliberalismo no es renunciar al imperialismo, pues a EEUU le es imprescindible para sobrevivir como potencia. Esa es su tragedia, que no pueden dejar de imponer el dólar si no quieren hundirse y para ello deben llevar la guerra por el mundo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...